Enrique Arnaldo Alcubilla Blog Personal

Tercera parte del Artículo

Hoy os dejamos con la tercera  entrada del artículo de Enrique Arnaldo Alcubilla. Espero que sea de vuestro agrado.

Aqui teneis el acceso a las  2 partes anteriores:

Primera parte y Segunda Parte:

Un saludo.

III. LAS DISTINTAS INTERVENCIONES DE LOS MIEMBROS DE LA POLICÍA LOCAL EN EL PROCESO ELECTORAL Y EN SUS DISTINTAS FASES, A TENOR DE LA LOREG
En el marco general de las funciones que la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo (LA LEY 619/1986), de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, atribuye a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad —de velar por el cumplimiento del ordenamiento jurídico, de auxilio y protección de personas, de aseguramiento de la vigilancia, protección y vigilancia de edificios, instalaciones y bienes— la intervención de los Policías Locales en el proceso electoral se concreta en distintos cometidos, algunos de los cuales se reflejan expresamente en la Ley Electoral.

Entre ellos podemos destacar los siguientes:
— La custodia de las listas del censo electoral que se exponen en los ayuntamientos en el período de revisión censal ordinario y en el período de rectificación del censo en período electoral (artículos 34 y 39 LOREG).
— La notificación de la designación de los miembros de las Juntas Electorales (artículo 27.2 LOREG). Según la Junta Electoral Central en Acuerdo de 26 de mayo de 1986 (reiterado entre otros en los de 12 de mayo de 1993, 29 de abril de 1994, 29 de junio de 1999 o 9 de febrero de 2000), la notificación referida no corresponde a la Junta Electoral de Zona sino al órgano que realiza la designación por sorteo de los miembros de la mesa electoral, que no es otro que el ayuntamiento, que generalmente requiere a los policías locales la realización de tal cometido (entre otros, Acuerdo de 19 de mayo de 2003) dentro de los tres días siguientes a la celebración del sorteo público regulado en el artículo 26 LOREG, si bien, las notificaciones realizadas con posterioridad no invalidan la designación efectuada.
— Velar por el mantenimiento del orden público en las reuniones o actos públicos de campaña electoral (artículo 54 LOREG), en el bien entendido que la configuración de la Policía local en materia de seguridad pública es de carácter secundario.
Sus miembros, del mismo modo que los de todos los cuerpos policiales, tienen el carácter de autoridad a todos los efectos pero —como dice Barcelona Llop («Sobre las funciones y organización de las Fuerzas de Seguridad», Revista Vasca de Administración Pública n.º 29, 1991, pág. 47)— sus funciones son «menos policiales que las del resto de las fuerzas de seguridad». Basta leer el artículo 53.1 de la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y compararlo con los preceptos similares relativos a otras policías para apreciarlo con toda claridad, concluye este autor. Incluso las funciones que en el artículo 53.1 son propiamente de policía de seguridad habrán de realizarse en colaboración con las fuerzas policiales estatales y autonómicas correspondiendo a aquéllas, por lo demás, la responsabilidad última.
Por otra parte, las funciones en materia de tráfico son propias de la policía local, y las mismas pueden tener especial relevancia en el proceso electoral como consecuencia de la organización de caravanas u otros actos de campaña de similar naturaleza. Como recuerda la Junta Electoral Central en su Acuerdo de 23 de mayo de 1983 las competencias en materia de ordenación de tráfico en las vías urbanas no se transfieren a las Juntas Electorales, sino que siguen siendo municipales durante la campaña electoral, si bien los actos de ésta deben celebrarse en condiciones necesarias y adecuadas de normalidad.
— La función de acompañar, y si es preciso facilitar el desplazamiento del Presidente y los Vocales de la mesa electoral a la sede del Juzgado de Primera Instancia o de Paz dentro de cuya demarcación esté situada la mesa para hacer entrega del primer y segundo sobre de la documentación electoral (artículo 101.1 LOREG).
Este precepto se refiere a la Fuerza Pública, expresión que abarca, a nuestro juicio, a todos los Cuerpos de Seguridad y Policía, por lo que dependerá de la organización que en cada municipio se lleve a cabo que esa obligación de acompañamiento se atribuya a uno u otro Cuerpo. Del artículo 101.1 LOREG se deriva que la Fuerza Pública tiene la obligación de acompañar a los miembros de la mesa electoral a la sede judicial para hacer entrega de la documentación electoral, entrega de la que es responsable el Presidente de la mesa electoral, y sus Vocales, y no la Fuerza Pública que ejerce una función de protección así como de puesta a disposición de los medios precisos para facilitar el traslado, como pueden ser los vehículos propios. Por lo demás tal obligación de acompañamiento se precisa en términos imperativos de modo que, a mi juicio, no cabe que la Fuerza Pública atienda una instrucción en sentido contrario del Presidente de la mesa electoral que sin embargo, sí podría desestimar el ofrecimiento para facilitar el traslado, por preferir utilizar sus propios medios.
— Por lo demás, de la obligación de los ayuntamientos de poner a disposición de las Juntas Electorales de Zona los medios personales y materiales necesarios para el ejercicio de sus funciones (artículo 13 LOREG) y de configuración los Secretarios de los Ayuntamientos como delegados de las Juntas Electorales de Zona (artículo 11.4 LOREG) se infieren otras intervenciones de los policías locales en distintas fases del proceso electoral, como pueden ser la señalización de los locales correspondientes a cada Sección y mesa electoral (artículo 24.5 LOREG) o la vigilancia de la entrega en los colegios electorales de los medios materiales (artículo 71 LOREG), la custodia de éstos o la facilitación de la accesibilidad a los colegios electorales de las personas discapacitadas, entre otros.

Enrique Arnaldo Alcubilla.

 

Comparte:
  • Print
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • Meneame
  • Technorati
Categoría: Sin categoría